Ana Luisa y Carla Fernández Díaz

Ana Luisa Fernández Díaz nació en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Después de terminar sus primeros estudios, comenzó la carrera de Magisterio, que ya en su último año alternó con cursos de especialización en lo que entonces era Educación Preescolar. Eso que tantos maestros hacen cada día, contar cuentos, se convirtió en una manera de enseñar cualquier materia. De ahí sale su primer cuento Una oruga con sorpresa (Anaya, 2001) con ilustraciones de Carla Fernández, a la que debe la historia de esa oruga, ya que fue precisamente su hermana quien la empujó a poner en papel uno de los tantos cuentos que inventaba en clase con sus alumnos. Desde entonces continúa escribiendo algunas historias más y dedica parte de su tiempo a organizar cursos de animación a la lectura en distintos centros de la isla, donde sigue poniendo en práctica esas técnicas que tanto divierten a los peques.

Carla Fernández Díaz (talamaletina) es licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, en la especialidad de Grabado y Diseño. Talamaletina es su pseudónimo porque así era como una vecina de tres años la llamaba al intentar decir Carla Clementina. Se recuerda de niña dibujando a todas horas, casi como una necesidad fisiológica, así que cuando llegó el momento de elegir una carrera tuvo claro que estudiaría Bellas Artes. Por este motivo, salió de su Gran Canaria natal para estudiar Bellas Artes en Sevilla, especializándose en Grabado y Diseño Gráfico. Ha participado en casi una veintena de proyectos editoriales y actualmente trabaja ilustrando ideas, dándoles forma y color a los proyectos e historias que encuentra en su camino.