Leticia Dolera: “Con este cambio político espero que se pase de las palabras a los actos para una sociedad más igualitaria”

·      La actriz, guionista y directora de cine, participa en la Feria con Morder la manzana, un libro feminista que nace “por necesidad”

·      Los argumentos de sus 46 capítulos muestran una sociedad patriarcal que “necesita del feminismo” como algo “urgente”

La actriz, guionista y directora de cine, Leticia Dolera, ha valorado el cambio político que se está sucediendo hoy en España como “una posibilidad para que las palabras se conviertan en hechos” con temas importantes que “están sobre la mesa” como la igualdad de género. “He escuchado a Pedro Sánchez decir que va a luchar por una sociedad más igualitaria, que va a trabajar contra las desigualdades y la discriminación” y que “es algo importante que espero que se implemente”. 
 
Tal y como ha recalcado, “el feminismo no es una moda” es la lucha “no contra los hombres” sino “contra un sistema que genera violencia social, económica e incluso física contra la mitad de la población del mundo”. Es imposible “conocer la teoría feminista y no serlo” porque son cuestiones “de justicia social”.
 
Para Dolera, “ahora el feminismo está en la agenda política y mediática” y de esta forma “buscamos que se convierta en medidas transformadoras sociales”. Según ha indicado, “yo y este libro son el resultado del trabajo de muchas mujeres que no solo en España han luchado por la igualdad”.
 
Cada vez “somos más en esta nueva ola feminista” con conocimiento que “debemos poner en común”, ha valorado Dolera. En Morder la manzana, “retrato la situación que aún a día de hoy vivimos las mujeres con momentos de respiro que permite al lector reírse y llegar a una complicidad con lectores y lectoras”.
 
Conocer la información del progreso por la igualdad de las mujeres en historia “es un conocimiento que nos empodera” y compartirlos “nos quita una a una las vendas” y “me encanta ser parte de esa cadena humana” y ahora “no vamos a parar”.
 
Leticia Dolera ha recalcado que “hay que mirar el miedo que existe de este término” para mirarlo “a través de un cristal, porque al ponerse esas gafas ya es imposible quitárselas”.
 
La actriz y autora ha compartido datos “como que no hubo ni una sola denuncia falsa el pasado año” así como que “hay una violación cada 7 horas, con más de 100.000 al año y teniendo en cuenta que apenas se denuncian el 20%”.
 
“Hemos crecido con la cultura machista, y todos lo somos porque hemos crecido con eso” y llega un momento en el que “todos estamos afectados”, pero ahora, ha indicado, “ya se sabe y se habla de feminismo” y es que “el machismo mata y casi cada semana” y negarlo “es irresponsable y no intentar cambiarlo también”.
 
Morder la manzana
 
La autora se ha lanzado de la pantalla a las letras en un libro escrito “por necesidad”, plagado de experiencias contadas en la intimidad de los grupos de amigas que en forma de relato fresco y sin prejuicios repasa situaciones cotidianas de las mujeres. Como un diálogo directo y cercano, Dolera recorre por 46 capítulos las causas que llevan a esa necesidad feminista, en “una revolución que será feminista o no será”, tal y como ha afirmado la autora.
 
Sin excluir a los hombres, la escritora repasa los argumentos del discurso feminista, que articula en base a vivencias personales, de familiares, amigas, conocidas y extrañas, y que derriba relatos, entierra frases hechas, y desmonta comportamientos aprendidos y mitos asociados a la identidad femenina como el amor romántico, la maternidad, la belleza o la edad.
 
El libro parte en un bar, con mujeres jóvenes contando sus vivencias, tan cercanas, cotidianas y comunes que invitan a la reflexión, “¿no vivíamos en la igualdad? ¿no hay quién dice que el feminismo no es necesario”, se pregunta Dolera. Sus 286 páginas responden esta duda, “mi propia experiencia y la de mis amigas son la prueba de que eso no es verdad”, porque según afirma la escritora, “no vivimos en igualdad y sí, el feminismo sí es necesario”.
 
 “El feminismo inquieta e incomoda todavía a algunas personas”, explica, y de esta inquietud “se genera un poco de confusión en torno al término”, ha explicado, que para ella está más cerca de las definiciones de varias autoras que cita en el trascurso del libro, como Angela Davis o Nuria Varela, y que sitúa a las mujeres y a los hombres como personas, y por tanto, “con los mismos derechos y oportunidades”.
 Repaso a la historia y a la sociedad española
 
Entre los aspectos que recoge Morder la manzana hay anécdotas personales, ejemplos de lenguaje androcentrista, el juicio del cuerpo femenino, vivencias que nacen del bullying, sexo, orientación sexual y género, titulares y referencias a frases escuchadas en medios de comunicación, así como un listado de micromachismos comunes, que tal y como recalca, son “esas pequeñas discriminaciones que sostienen las bases del patriarcado”.