CRISTINA MACÍA: “TRADUCIR ‘JUEGO DE TRONOS’ ES UN TRABAJO ARTESANAL QUE LLEVA TIEMPO PARA LOGRAR EL RESULTADO IDEAL”

 

  • La Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria ha inaugurado hoy su XXXI edición y la actividad de sus cuatro carpas con la programación adulta, juvenil e infantil
  • La traductora al español de la saga de George R.R. Martin participó en un encuentro con los amantes de una de las obras literarias y series televisivas más seguidas del momento

Las Palmas de Gran Canaria, martes 30 de abril de 2019.- La XXXI Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria abrió sus puertas este martes en el Parque San Telmo con la presencia de importantes autores nacionales y profesionales vinculados al sector literario, como Cristina Macía, traductora al español de la saga Juego de Tronos, de George R.R. Martin. Uno de los fenómenos literarios y televisivos del momento que, tal y como preveía la Organización de la feria capitalina, atrajo a numeroso público hasta la carpa juvenil para conocer todos los detalles y entresijos de una traducción de esta dimensión. “Una traducción es un trabajo artesanal y lo artesanal lleva tiempo para lograr el resultado ideal que espera con expectación el público y a la altura de tantos años de redacción por parte del autor”, afirmó Macía.

También novelista y codirectora del Celsius 232, Macía defendió en su charla que “es mejor hacerlo bien que hacerlo rápido”, por lo que a estas alturas intenta que la presión no le afecte. “Cuando empecé las traducciones no existía esta presión, así que ahora me lo estoy pasando en grande”, reconoce, pues “es maravilloso, me invitan a los sitios, conozco a gente fantástica, me divierto como una enana y me pagan bien, ¿qué más se puede pedir en la vida?”. Ni siquiera tiene la tentación de hacer spoiler, como muchas veces le piden para apaciguar la espera entre una entrega y otra, “yo leo los libros el mismo día que salen a la venta, no me los mandan antes, si no sería mucho más rica”, bromea ante un público completamente entregado.

Lleva más de tres años esperando el encargo final con impaciencia de profesional pero, sobre todo, de seguidora, ya que “estoy ansiosa por saber qué va a pasar y antes que traductora e incluso antes que madre, soy friki, es lo básico, lo que me define desde muy pequeña”. En este sentido, subrayó que el traductor debe ser lo más razonablemente fiel al autor “por lo que tengo que controlarme y no permitir que me afecte demasiado el entusiasmo o que se note los personajes que me gustan más o menos, aunque sospecho que se me tiene que notar algo”. Por último, cuestionada por su preferencia entre los libros o las series, Cristina Macía no tiene dudas “los libros son mejores porque hay muchísimo más contenido, la serie no puede cubrir todo lo que cubren los libros, y aunque lo han hecho fantásticamente bien, hay tramas enteras que se han perdido”. Lo mejor, en cualquier caso, “es que no hay que elegir, se puede seguir y disfrutar las dos cosas”, concluyó.